BENICÀSSIM


 

Playa Benicassim, Triatlon Benicassim

Ubicación:

Benicàssim es un municipio de la Comunidad Valenciana, España. Situado en la costa de la provincia de Castellón, en la comarca de la Plana Alta. El término municipal de Benicasim limita con las siguientes localidades: Castellón de la Plana (y su distrito marítimo Grao de Castellón), Borriol, Puebla-Tornesa, Cabanes y Oropesa del Mar, todas ellas de la provincia de Castellón.

Tiene casi 7 kilómetros de playas de fina arena, con espigones que las protegen y con numerosos servicios turísticos, lo que atestigua el galardón de las banderas azules de los Mares Limpios de Europa. Estas playas son de norte a sur: Voramar, Almadraba, Torre Sant Vicent, Els Terrers y Heliópolis.

Para tener mas información sobre Benicàssim, visite su página web www.benicassim.es donde encontrará información relacionada con hoteles, zonas de ocio, ubicaciones y mas información de su interés.

Población:

Su población residente es aproximadamente de 20.000 habitantes, aunque se alcanza más de 100.000 en el periodo estival. La localidad es conocida a nivel mundial por la realización de dos festivales musicales:

FIB, Festival Internacional de Benicàssim, viene celebrándose ininterrumpidamente desde 1995.

Rototom Sunsplash es el encuentro reggae más grande de Europa.

BENICASSIM

Historia:

Benicàssim está consustancialmente unido a Jaime I. El día 29 de noviembre de 1242, Jaime I donó el Castillo de Montornés y estas tierras a su escribano, Pedro Sanz, en compensación a los servicios prestados en la reconquista.

Las baronías de Benicàssim y de Montornés fueron frecuentemente objeto de donaciones, herencias o ventas entre los nobles de la zona. Una prueba evidente la tenemos en la notable cantidad de propietarios que enseñorearon el lugar desde 1242 a 1603, en que Violant de Casalduch otorgó carta de población.

Anteriormente a la reconquista, el Castillo de Montornés constituyó uno de los más importantes feudos árabes en estos territorios. No hay noticias exactas de su construcción, aunque, manuscritos y documentos de la época, comentados por el p. Ramón de María, nos muestran la intensa vida en el castillo el año 1000, hasta que fué reconquistado. Carecemos también de noticias sobre su destrucción y las causas que lo motivaron. No obstante, se conoce que el castillo fue habitado hasta finales del siglo XV.

El otorgamiento de carta puebla tuvo como principal fin repoblar esta zona, muy castigada por los continuos ataques y saqueos de corsarios y berberiscos. Tal medida no obtuvo los resultados apetecidos, y tan solo unos pocos pobladores se asentaron en la baronía. En este sentido, existen claros vestigios de cuatro núcleos pequeños de población, dos de ellos buscando el refugio de las montañas, uno en las tierras fértiles, muy cerca del actual casco urbano, y finalmente un pequeño núcleo marinero, frente a la Torre de Sant Vicent.

La decisión del Ilustre d. Francisco Pérez Bayer en 1769 de fundar una iglesia en este lugar, constituyó el impulso definitivo a la configuración de Benicàssim como pueblo. El progreso fué lento en principio, pero espectacular a partir de 1850.

Benicàssim ha sido una de las poblaciones pioneras en España como centro turístico. Así tenemos como en 1887 se construye la primera villa de verano. Su propietario, d. Joaquín Coloma, era el ingeniero jefe de las obras del ferrocarril. Este influyente personaje, hizo que importantes familias de Valencia, comenzaran a construirse sus residencias de verano en Benicàssim. El gran auge que tomó Benicàssim a principios de siglo, le valió posteriormente el calificativo del Biarritz valenciano.

Desde la primera construcción hasta hoy, Benicàssim ha sufrido una profunda transformación basada exclusivamente en el turismo, hasta el extremo de poseer una extensa infraestructura turística. Actualmente Benicàssim ofrece una capacidad receptora de más de 100.000 turistas.

Gastronomía:

La gastronomía de Benicàssim se caracteriza por la diversidad de sus productos propios de la dieta mediterránea.

Pescados y mariscos, asados, sabrosos guisos, paellas y otros arroces forman parte de las diferentes recetas de la maestría culinaria de Benicàssim.

De postre, una variada repostería o las frutas frescas del lugar, como la uva de moscatel y la naranja de los huertos benicenses, pueden acompañarse con el famoso Licor Carmelitano, elaborado por los monjes del Desierto de las Palmas. Pero además de lo autóctono, Benicàssim ofrece mil opciones culinarias: desde selectos restaurantes hasta típicas tascas, tapas, hamburgueserías, bocaterías, restaurantes chinos, italianos, …

No se admiten más comentarios